Archivo de la etiqueta: Samsó

2011 ¡¡Menudo año!!

Un año no es más que una porción arbitraria de tiempo, coincidente con un ciclo orbital de la Tierra alrededor del Sol; pero parece que le hemos terminado dando una importancia casi divina, como si el mero hecho de pasar una hoja del calendario o de anochecer, y volver a amanecer al día siguiente, tuviera un efecto mágico sobre la vida de todos los seres de este planeta.

Pero nos ayuda a poner un marco temporal lo suficientemente amplio a una porción de nuestras vidas. Invita a cerrar un tiempo y a abrir otro, revisar logros y establecer nuevos. Y eso está bien.

En este 2011 he vivido una experiencia muy curiosa. Los últimos años, me atrevería a decir que casi los diez últimos, han sido de esos que se te pasan casi volando; me parecía increíble cómo llegaba, cada año, de nuevo la navidad otra vez.

Este 2011 ha sido totalmente diferente. El tiempo ha parecido casi congelarse; sucesos que parecieran de años anteriores, han pasado apenas unos meses atrás. Cada día, cada hora, cada minuto los he percibido como algo tremendamente valioso y tengo la sensación de haber vivido el equivalente de varios años anteriores.

Hace cosas de un mes, mientras volaba hacia Madrid, se me ocurrió encender mi iPad y abrir un programa de creación de Mapas Mentales. Casi de manera instintiva puse en su centro ‘2011’ y me deje llevar, fluir. Rama tras rama iban saliendo conceptos, logros, vivencias y, veinte minutos más tarde, miraba la pantalla con total asombro y dije para mi: ¡¡Menudo año, alucinante!!

Sin intención de ser exhaustivo, quiero aprovechar para dejar plasmado en este blog lo que plasmé allí de manera gráfica. Sigue leyendo 2011 ¡¡Menudo año!!

Aprendiendo de y con mis maestros (II)

Con Raimon Samsó y Sergio Fernández

Afortunadamente, no sólo está la posibilidad de aprender de grandes personas, de maestros que hayan recorrido el camino antes que tú, de manera presencial (aunque seguramente sea la manera más directamente gratificante); sino que hay maneras de poder aprender de muchos de ellos, incluidos aquellos que ya no están de forma carnal entre nosotros. Y me refiero a sus palabras y, más en concreto, a aquella que nos han dejado por escrito. Sí, el legado de los maestros a través de los siglos ha quedado en aquello que han escrito.

Y es por eso que los libros encierran el saber de toda la humanidad, esperando a que te acerques a ellos, con tiempo, paciencia, predisposición, curiosidad, algo de ansia, anhelo y esperanza de nutrirte de su contenido, de crecer con su sustancia, de aprender con su sabiduría.

Hoy, más que en ninguno otra época de la historia, te es posible, sin salir de tu casa, tener como maestros a personas como Deepak Chopra, Wayne Dyer, Eckhart Tolle, Brian Weiss, Edward De Bono, etc… a la hora que tú quieras, volviendo a releer todo aquello que necesites, subrayando, tomando apuntes, estudiando… y en el panorama editorial español de eso llamado —por llamarlo de alguna manera— ‘autoayuda’, aparte de autores prolijos como Ramiro Calle o Salvador Carrión, han surgido en estos últimos años dos nombres que convierten en Best-Seller todo aquello que sale de su pluma (sí, ya sé que lo correcto es decir de las teclas de su ordenador… pero es que suena tan poco poético): Raimon Samsó (auntor, entre otros, de El código del dinero, Cita en la cima, Taller de amor o Manuel de Prosperidad) y Sergio Fernández (autor de Vivir sin jefe y de Vivir sin miedo).

Los libros de ámbos han sido una fuente de inspiración para mí; algunos han sido subrayados, convertidos en Mapas Mentales, releídos… y su lectura está detrás de muchas decisiones y pasos dados, incluido la de hacer del Coaching la manera en que quiero ganarme la vida en un plazo relativamente breve, vivir alineado con mi corazón, con mi deseo de ayudar y dejar un legado.

Por todo esto, que haber podido asistir a la conferencia conjunta que ambos ofrecieron el pasado miércoles 24 de marzo en el CICCA (Las Palmas de Gran Canaria) fue un momento emocionante y altamente inspirador. Aunque una conferencia no puede contener toda la riqueza que encierran sus libros, queda compensado por la presencia, por la manera tan altamente efectiva —y tan diferente entre ambos— de comunicar y conectar con el público. Además, el contenido que seleccionan es como cuando el propio autor te comunica la ‘esencia’, el néctar profundo encerrado en el centro del fruto de su pensamiento.

Si ambos son grandes comunicadores en el uso de la palabra escrita, son impresionantes comunicadores en el uso de la palabra hablada, con un tremendo dominio del espacio escénico, del lenguaje no verbal, del matiz. Se les ve honestos, convencidos, coherentes, con una alegría interna proveniente de un sentido de misión asumido.

Y por eso, que haber tenido la oportunidad de haber estado allí con ellos, de haberles saludado y haciéndome esta foto con ambos, fue un momento feliz, de estar en presencia (con) aquellos que han sido maestros con sus palabras. Nunca hemos tenido tanta oportunidad de aprender… y hacerlo de quienes adelantan cambios de paradigma, de quienes desean verte despertar y de que tomes las riendas (inteligentemente, como diría Sergio) de tu vida, de que hagas aquello con lo que vibre tu corazón, desde el Amor en lugar del miedo… es… respirar más hondo, conectarte con tu yo más profundo, tomar valor para afrontar decisiones y dar pasos hacia lo que de verdad quieres.

Gracias, Raimón. Gracias, Sergio. Confío en veros pronto.