Entrenadores de deportistas de élite que recomiendan la hipnosis.

Hace algunos días, mientras esperaba que mi hija finalizase su clase de tenis, recibí una llamada. Un hombre, con acento extranjero, me preguntó si recibía consultas de hipnosis. Le contesté que sí, pero que necesitaba saber cuál era el objetivo a lograr con la consulta que me solicitaba.

Entonces me contó que pedía la cita para su hijo, un chaval adolescente que jugaba al golf; por lo que me dio a entender, ya en un alto nivel. Y que su entrenador le había recomendado que para mejorar ahora lo que necesitaba era trabajar con hipnosis.

Yo por mis adentros —mientas trataba de no alucinar demasiado— estaba que me comía a besos y a abrazos a ese entrenador. Un entrenador que para que un jugador mejorase no recurría a más horas, más entrenamientos, más técnica, sino a… ¡¡¡hipnosis!!!

Por supuesto que acepté recibirlo en mi gabinete, a pesar de que la edad y el hecho de que el chico tuviera problemas de atención y concentración no resultaban, a priori, las mejores premisas. Normalmente no acepto recibir a personas menores de dieciocho años para trabajar con hipnosis, y menos si de por si ya tienen cierta dispersión mental; pero este caso no quería perdérmelo o, al menos, intentarlo, ¡¡era lo menos que podía hacer por esa joya de entrenador!!


(En este vídeo hablo de manera distendida sobre la hipnosis, en el marco de la V Jornadas de Coaching de Creasistema)

Como era de medio esperar, la primera vez no resultó fácil. Tuve que probar muchos recursos, concatenándolos como quien no quiere la cosa, mientras observaba con muchísima curiosidad las reacciones del joven; incluso usé bastantes elementos de hipnosis psicodinámica, en donde le hacía hacer ciertos movimientos físicos repetitivos —y, en su caso, prolongados— mientras «le entraba» con continuas sugestiones indirectas.

Al final, este joven pudo probar la experiencia de entrar voluntariamente en estado de trance hipnótico. Lo cual ya constituía un buen logro en esa primera visita. Y todas las sugestiones de ese día estuvieron centradas en lo gratificante en si de la propia experiencia, de lo bueno y positivo que era contactar con esa parte interior suya y de como cada próxima vez lo haría con más facilidad y profundidad.

Mientras el muchacho regresaba de su viaje interior, aproveché para preguntarle algo más a su padre sobre la recomendación «tan curiosa» de su entrenador.

Ellos viven la mitad del año en Francia y la otra mitad en España, y fue su entrenador en Francia quien le había hecho la recomendación. Y entonces el padre hizo un comentario que me dejó totalmente anonadado. Dijo: «en Francia es muy normal que cuando cualquier jugador llega a un nivel bastante serio, casi todos los entrenadores los envían a hipnotistas para que mejoren su concentración interior y la calidad de su juego. Es algo de lo más normal, y hay muchos hipnólogos que se dedican al trabajo con deportistas de élite».

Yo, tratando de que mi mandíbula no tocase el suelo ante la cara de asombro, no paraba de decir en mis adentros: «Spain is different», «Spain is different».

Lo general, aquí en España —salvo honrosas excepciones—, viene a ser que, no sólo a los deportistas, sino que ni a los estudiantes, a quienes la concentración interior y las facultades mentales les resultan tan necesarias, ni a los actores, ni a los músicos, ni conferenciantes, políticos, etc…, enfrentados al miedo escénico y a tantas pruebas psíquicas agotadoras, se les ocurra recurrir a un elemento tan sencillo de usar y tan beneficioso como la hipnosis. Tampoco, por supuesto, es una opción «normal» para sus profesores y entrenadores.

Y mientras de la hipnosis se habla y se la conoce como un medio de espectáculo, mientras se recurra a ella, a lo sumo, como una opción para el dejar de fumar o adelgazar, sigue siendo una gran desconocida como recurso natural y lógico para alcanzar la excelencia personal en muchos ámbitos de la vida.

Así que seguiremos hablando de ella, practicándola y haciendo bien a muchas personas con su uso… hasta el día en que también en España los entrenadores digan a los padres: «pues ahora lo que su hijo necesita es trabajar con hipnosis».

Que así sea. Paz de mi parte.

NB: En queeselcoaching.net puede ver un amplísimo documental realizado por Horacio Ruiz Iglesias sobre la hipnosis.

4 comentarios en “Entrenadores de deportistas de élite que recomiendan la hipnosis.

  1. Spain is diferent, totalmente de acuerdo.
    Llevo más de veinte años interesanda y totalmente involucrada en lo que se refiere al desarrollo personal, de los cuales los diez primeros, bromeo diciendo que no había salido del armario, en este caso, no haciendo referencia a inclinaciones sexuales, sino de profesión y pasión, y lo llevaba de ese modo porque a mi alrededor no solía haber mucha gente que entendiera, como decimos por aqui…”ni papa”. Suerte que los tiempos van cambiando, pero mucho aún han de cambiar por estos lares; asi que no me estraña que tu mandíbula estuviese a punto de rozar el suelo, pero si, sorpresa! en muchos otros países muchas técnicas y herramientas para mejorar nuestras vidas, son algo de lo más natural y corriente…ánimo parece que vamos avanzando.
    Un saludo, gracias por compartir

  2. Excelente exposición de lo que es el amplio y complejo espectro de la hipnosis…

    Las ideas expuestas son muy acertadas y la teoría acerca de la hipnosis se ajusta a la realidad de lo que la mayoría de la gente experiementa…

    Enhorabuena

    un fuerte abrazo

    Horacio R.

  3. Un amigo que es psicólogo me explicó que en deporte, para aprender, es siempre mejor visualizar lo que se debe hacer. Así es más fácil llegar al resultado. Supongo que el hacerlo con hipnosis es optimizar esta visualización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *